© Julio Iglesias fan club Spain - Todos los derechos reservados Madrid 28001
 

TODAS LAS NOVEDADES SOBRE JULIO IGLESIAS
Apoteósico concierto en Barcelona
jifanclubspain el 23-05-2011, 19:45 (UTC)
 Hace cinco meses, más o menos, que las entradas que el Gran Teatro del Liceu de Barcelona puso a la venta para los recitales de Julio Iglesias se agotaron en un tiempo récord, en menos de 24 horas se vendieron todas, no quedó ni una por caridad. El cantante español más internacional hacia diez años que no pisaba Barcelona y lo hizo el pasado jueves 19 de mayo y hoy domingo acaba esta serie de estos dos conciertos enmarcados en su gira mundial Starry Night que comenzó en enero de 2010 en Punta del Este (Uruguay).

El teatro catalán, considerado por el mundo de la ópera como el Sancta Sanctórum de los teatros operísticos, hace años que ha abierto sus puertas a toda clase de intérpretes, es por eso que los cantantes que pasan por su escenario marcan una importante muesca en su “curriculum”. Cierto es que Julio Iglesias no necesita ampliar su curriculum, él tiene todos los premios que pueda desear, ha vendido 300 millones de discos y es un artista amado y apreciado por su trabajo en todos los continentes. Lleva más de cuarenta años en el mundo de la música y su puesto de “número uno” lo tiene bien ganado, ¿por qué?, quizá se preguntarán algunos, es fácil la respuesta, Julio gusta en todos los sentidos, tiene una forma personal de cantar, en el escenario se convierte en un seductor que domina el espacio y el tiempo, llena las salas donde actúa y a pesar del montón de años que lleva en su profesión no muestra signos de cansancio.

Julio trabajador incasable
Julio Iglesias trabaja ahora tanto o más que cuando hace cuarenta y pico años empezó a pasearse por los escenarios, no tiene tiempo de saborear las mieles del triunfo, hoy acaba sus dos recitales en Barcelona y sigue en Rusia, este verano volverá a la Costa Brava en el marco del festival de Cap Roig donde desde hace unos años le gusta cantar en esos hermosos jardines situados al lado del Mediterráneo donde luce el Sol que es donde le gusta más estar a Julio, el Sol es fuente de vida para él y por eso vive en la República Dominicana, siempre que puede, entre recital y recital, coge su avión y se traslada cerca del mar para cargarse de la energía necesaria.

El Gran Teatro del Liceu presentaba la noche del jueves un lleno absoluto desde la platea hasta el último piso, ninguna localidad quedó libre , todo el mundo llegó puntual, a las nueve en punto de la noche los seis músicos del artista empezaron a tocar e inmediatamente apareció sobre el escenario el cantante al que el público ya estaba decidido a aplaudir aún antes de que apareciera sobre el escenario, la gente le jalea y aplaude, la primera canción es “Quijote”, le sigue “Ni te tengo” y entre aplausos saluda: “Bona nit Catalunya, Bona nit Barcelona”, viste de negro, terno con chaleco, camisa blanca, corbata negra, los bajos del pantalón cortos, como siempre, como toda la vida, Julio tiene claro lo que le gusta, lo que quiere y lo que no, los bajos del pantalón siempre son más cortos de lo normal, así es el tema.

Siempre nos quedará París
Se sienta en el taburete que siempre le acompaña en sus recitales y canta “Natalie”, esa canción que hizo famosa en los años ochenta cuando el cantante recordaba con ella a una joven francesa que conoció en París y cuyo número de teléfono, seguramente, todavía sigue anotado en esa pequeña y escueta agenda que el cantante siempre lleva consigo, al menos eso era así antes de casarse con Miranda, quizá ahora la agenda esté guardada y ya no la utilice o en algún viaje o cambio de casa se haya perdido.

El cantante se muestra cercano con el público que le es fiel durante todo el concierto y consigue con él una unión extraordinaria haciéndole participar del espectáculo. Una comunión difícil de acuñar cuando quién está sobre el escenario es una estrella, sin embargo las estrellas que conocen bien su trabajo saben cómo seducir al público que desde hace tantos años le sigue, conoce sus giras y compra sus discos. Sobre el escenario Julio es el mago que dirige la escena y permite al público que participe con él para que el espectáculo gane calidad y espectacularidad, Julio baja a la platea sin dejar su puesto, difícil de explicar, pero esa es una de las virtudes de este cantante que hace años conoce los vericuetos de su trabajo.

El primer impacto del tango
Habla del tango y afirma que: “El tango es una manera de que dos humanos se quieran al primer impacto”, canta “A media luz” mientras una pareja baila sobre el escenario. El recital está en su más alto apogeo, aparecen las tres espléndidas chicas del coro, tres mujeres de infarto que se mueven como las olas del mar, sonríen y cantan bajito como para no estropear la esencia de la noche, Julio se arranca con una popular ranchera “Échame a mi la culpa”, el público canta el estribillo, conoce la letra y la entonación, en el Liceu el coro suena a apoteósico y el público está relajado y contento. Julio explica que su padre, el gran Papuchi que se hizo querer por todos los periodistas, siempre le decía: “Catalunya te quiere”, recuerda a su padre y su Galicia con “Canto a Galicia” entonando algunas estrofas en gallego y los de más arriba, los que tuvieron que coger las entradas del último piso, cantan, aplauden y vitorean a Julio de manera espontánea.

Julio canta en muchos idiomas, lo hace en francés en la interpretación de “Mammy Blue” acompañado por su excitante coro, nunca le he visto trabajar con ninguna mujer fea, esa es la verdad, el cantante en una de las muchas conversaciones profesionales que hemos tenido a lo largo de su carrera me dijo: “A mi me gusta la perfección, yo me exijo el máximo y quiero que todo funcione a mi alrededor”, cuando canta “Mammy Blue” la gente palmea y Julio decía : “Barcelona canta bonito” al tiempo que hacia una pregunta:”¿Dónde están Xavi, Iniesta, Piqué?”, sentado en el taburete hacía fe de su militancia madridista al tiempo que vaticinaba: “El año que viene no se lo pondremos tan fácil desde el Madrid” para añadir: “El equipo triunfa porque juegan unidos, felicidades”, el público enfervorizado aplaude doblemente por Julio y por el Barça.

Homenaje a Pavarotti
No olvida “De niña a mujer” que canta casi a “capella” y “Manuela”, en ésta el público le acompaña con sus coros y esto parece divertir a Julio y también a sus músicos de los que habla muy bien: “Son estupendos” dice , cuando entona “El Amor” el público estalla en varios y repetidos bravos y llega otro tango de toda la vida que seguro han bailado desde nuestros abuelos a nuestros padres, “La Comparsita” donde vuelven a aparecer sobre el escenario la pareja de bailarines que siguen los pasos del baile argentino a las mil maravillas, a continuación tiene un recuerdo para Luciano Pavarotti con un saludo especial: “Desde este Teatro, donde él estuvo tantas y tantas veces”, Julio y Luciano coincidieron en otros escenarios y mantenían muy buena relación, ambos sentían una gran simpatía el uno por el otro y los dos sabían divertirse y pasarlo bien juntos, le cantó “Caruso” ¡qué menos¡.

Habla de sus 68 años, como si ya hubiese soplado las velas del pastel, pero no, lo hará en el mes de setiembre y explica que la vida de manera constante todavía le sorprende mucho: “Como por ejemplo poder cantar en el sitio más bonito de Barcelona” y recuerda sus inicios y la primera canción que escribió a los 23 años, “La vida sigue igual”, sigue con “Abrázame” y “Hey”. Después Julio habla de la canción de amor más grande de la Historia, “Ne me quitte pas” de Jacques Brel y que el cantante dijo haberle visto cantar en su juventud: “Brel es a la música lo que Van Gog a la pintura”, cantó en voz muy baja, casi en un susurro, con mucho sentimiento, con los ojos cerrados y la mano puesta en el corazón. El público aquí le reverenció sin casi respirar para al finalizar aplaudir hasta la saciedad.

Un saxo loco
Interpreta “Crazy” con un estupendo sólo de saxo y sigue con “Soy un truhán soy un señor” “Always on my mind” “Agua dulce” “Me va” “Can’t help falling in love”. Al llegar a este punto el publico está totalmente entregado y canta y baila todo el rato, Julio acepta esa reciprocidad con el público y aplaude también sus actuaciones, los aplausos son continuos hasta que se despide de rodillas sobre el escenario y la gente puesta en pie grita Julio, Julio, Julio, el cantante sale tres veces al escenario, la gente le aplaude todo el rato, son casi treinta minutos de aplausos y jaleos, el cantante repite varias veces el “Me va” y al final de la noche canta otra vez “Me va” y “Échame a mi la culpa” que significa el cierre de honor a este recital único en Barcelona, Julio se despide con un “Hasta siempre Catalunya”.
 

Julio Iglesias conquista Barcelona
jifanclubspain el 20-05-2011, 13:47 (UTC)
 A Julio Iglesias, por si aún no se han dado cuenta, le va la vida, la gente y, en fin, el cantar con los ojos cerrados y la mano derecha aleteando esas canciones que parecen estar ahí desde que el tiempo es tiempo. Le van, como sabrán, todas estas cosas, y desde anoche también le va cantar en Gran Teatre del Liceu, magno escenario en el que ayer debutó tras más de una década sin actuar en Barcelona. Noche grande, pues, para los seguidores de Julio, «Julito el conquistador», quienes con sus deslumbrantes bronceados a cuestas y felizmente ajenos a ese otro concierto de cacharrería y cacerolas que a la misma hora protagonizaban los indignados en plaza Cataluña, pudieron suspirar por fin con la coda final de «Hey».

Pero no hemos venido aquí a hablar de política -o de antipolítica, o de lo que sea-, sino de esas canciones perfumadas con las que Julio, Julito, añadió un lujoso y dorado ribete a su hoja de servicio. «Yo me sorprendo cada día de lo que me está pasando. Ahora, por ejemplo, me traen al sitio más bonito de Barcelona», exclamó el cantante madrileño poco antes de atacar «La vida sigue igual». Y, en efecto, la vida sigue igual: grandes éxitos servidos en bandeja de plata, envoltorios musicales como de zen latino siempre al servicio de la voz, tres coristas semi-robóticas y una pareja de bailarines de tango como exótico complemento visual a sus excursiones transatlánticas.

Dicho así parece poca cosa pero, como sabrán, Julio no se pone por poco, y en su recital en el Liceu -recuerdo a Pavarotti incluido con el «Caruso» de Dalla- ofreció una versión amplificada, a escala quizá de tan regio escenario, de su sempiterno catálogo de tics escénicos y derrapes vocales. Así que ahí estaba el cantante, felicitando a los barceloneses por los triunfos del F.C. Barcelona, transformando en material pesado una veintena de canciones ligeras e inyectando enfática gravedad a esos versos que (se mira pero no se toca) relatan amores etéreos e inmateriales, mientras por el escenario iban paseando, una tras otra, los espectros de «De niña a mujer», «Galicia», «Échame a mí la culpa», «Manuela», «La vida sigue igual» y, claro, «Hey».

Acompañado por seis músicos que molestaban lo justo y cuyo volumen se encargaba de modular el propio Iglesias con un simple chasquido de dedos, el madrileño exhibió también dotes de viajado catalizador de idiomas e intépretes -saltó del francés de «Ne Me Quitte Pas» a ese inglés chapurreado tan característico de «Always On My Mind», «Can't Help Fallin' In Love» y «Crazy» y, en cuanto descorchó «Soy un truhán, soy un señor» y amagó con abandonar el escenario al ritmo de «Me va, me va», la platea vivió un simulacro de seísmo, con principios de caderas quedrabas y entusiastas gritos que venían a decir que, en efecto, al César lo que es del César. «Vuela alto» y «La carretera» bajaron el telón, aunque solo por unas horas: el domingo repite. Avisados están.
 

Encuentro histórico y solidario de Julio Iglesias con Rafa Nadal y Roger Federer
jifanclubspain el 24-12-2010, 01:44 (UTC)
 Después de disputar uno de los choques más esperados de estas fiestas, Rafael Nadal y Roger Federer se pusieron sus mejores galas para asistir a la cena organizada por la fundación del mallorquín en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, en Madrid el 22 de Diciembre a las 21:00h. Todos los beneficios del banquete, igual que los recaudados en el partido, están destinados a la fundación del tenista,dirigida por su madre Ana María Parera, que trabaja en proyectos para ayudar a niños y jóvenes discapacitados y procedentes de un ambiente desfavorecido.

La velada contó también con un artista número uno, Julio Iglesias que, en una ocasión histórica, actuó durante una hora para los invitados, ante la atenta mirada de su hija Chábeli. Horas antes, Nadal había asegurado que estaba “encantado” de contar con el apoyo de Iglesias: “Yo he sido admirador suyo desde muy pequeño y es un honor para mí y para mi fundación contar con él. Sólo tengo palabras de agradecimiento hacia él por su colaboración en la cena”.

 

JULIO IGLESIAS TRIUNFA EN SU REGRESO A COSTA RICA
jifanclubspain el 11-11-2010, 14:03 (UTC)
 Decir que Julio Iglesias llenó a reventar anoche el Palacio de los Deportes sería una exageración del tamaño de Guanacaste; sin embargo, afirmar que el español demostró en suelo tico que aún tiene el combustible para poner a mil el corazón de maduras seguidoras eso sí que es una verdad sólida, como una roca.

Los momentos previos al concierto no resultaron alentadores. A las 7 p. m., el gimnasio ubicado en la provincia de Heredia tenía la gradería a medio llenar, mientras que, la zona baja del lugar, plagada de sillas apenas mostraba unos cuatro gatos.

A las 8:20 p. m., el sitio estaba casi lleno; eran pocos los claros y muchos los gritos.

Julio Iglesias se apareció en el escenario y fue, inmediatamente, envuelto en una nube de alaridos y aplausos que, en su mayoría, salieron de las gargantas y manos de mujeres de avanzada edad.

Si algo tuvo Julio Iglesias esa noche fue el darle su primera vez a alguien. Para María Teresa Cordero, viuda de González, el de anoche fue el primer concierto de su vida: tiene 88 años de edad.


Como un Quijote. “Soy de aquellos que sueñan con la libertad, capitán de un velero que no tiene mar. Soy Quijote de un tiempo que no tiene edad”. Fue con Quijote que Iglesias abrió esta cita: la primera desde hace 18 o 20 años atrás... ni el mismo lo recordaba con precisión cuando en octubre conversó con Viva.

Vestido de traje entero –¿de qué otra forma iba a ser?–, Julio Iglesias tuvo el buen detalle de conversar largo, tendido y frecuentemente con el público.

“Costa Rica ¿Cuántos años? Costa Rica, ¿cuántas palabras, cuántas canciones?”, dijo el artista y, con toda facilidad, se echó al público al bolsillo. No ocupaba esforzarse porque ellas y ellos –hombres que fueron por su propio gusto, o bien acompañando, especialmente, a sus madres– cantaban con él a todo pulmón y se ponían de pie para aplaudirle.

Temas como Natalie sacaron gritos y canciones como La gota fría y El bacalao pusieron la nota bailable de la noche. Bailaban las coristas, dos de ellas con pinta de modelos. Pero más allá de la forma, Iglesias les daba a todas su regalito: besos en la boca, un poco estilo ventosa, cuando ellas se le acercaban.

Agradable resultó cuando, en aquel escenario montado con 1.800 kilos de carga, aparecieron Soledad y Hernán, dos bailarines de tango para temas como Corrientes 348. Por cierto, la chica también se llevo su beso.

Contó historias de su afecto por Costa Rica, contó de cuán feliz estaba de volver. Y gritos de “mi amor”, “te quiero, Julio Iglesias” y muchos piropos salían de las bocas femeninas.



Solidarizado. Recordó Julio Iglesias lo fundamental que es solidarizarse con quienes están en desgracia. Fue en ese contexto que hizo un llamado fraterno para quienes en Costa Rica sufrieron el embate de “unas lluvias mal llovidas”, dijo él.

“Vamos a dedicar estas canciones a quienes están sufriendo”, exclamó y, de ahí en adelante, no había nada más que aclarar: su concierto estaba siendo dedicado los damnificados por las furiosas lluvias en el país.

Se fueron desgranando sus clásicos. Hizo Un canto a Galicia no sin antes recordar el afecto que tiene por sus padres y su tierra.

“Estoy seguro que aquí hay muchos padres y madres”. Y seguido, hizo una reflexión sobre el afecto con el que escribió para su hija De niña a mujer. Por supuesto, la interpretó; y, por supuesto, la gente lo acompañó al pie de la letra.

Con el público en coros a su lado, cantó Me olvidé de vivir. Pero fue la canción Hey la que seguro será de las inolvidables.

Estaba Julio Iglesias a ojos cerrados dando sus toques melancólicos cuando desde el público se soltó un sonoro “rico” que lo dejó callado. Siguió y, estrofas más tarde, se oyó un alarido que lo volvió a dejar mudo y el público soltó la risa. Terminó Hey ayudado por un coro más poderoso que el grito de la fanática.

Cantó en inglés y hasta en francés al interpretar Je n'ai pas changé. El cantante, con 79 discos y más de 300 millones de copias vendidas, también quiso recordar al tenor italiano Luciano Pavarotti con la canción en italiano Caruso.

Recordó que él y Pavarotti fueron muy buenos amigos. “Antes de morir me dejó un mensaje que decía: ‘Nos vemos en el cielo’”.

Entre el romance de las canciones iban colándose las bailarinas. Fueron presentadas como de Brasil y República Dominicana.

Se deshizo Julio Iglesias en palabras bellas para Costa Rica, dijo que este era un país privilegiado.“Se lo dije a (Óscar) Arias, Costa Rica es el futuro paraíso”. Con esto, el español se llevó una lluvia de aplausos.

Y al filo de las 10:08 p. m., se despidió Iglesias con Me va, me va y la gente pedía “otra, otra”. Gracias a su gran carisma, dejó, en su reencuentro, a Costa Rica con la garganta ardiente de tanto cantar.

 

FUNDACIÓN RAFA NADAL
jifanclubspain el 23-10-2010, 13:45 (UTC)
 JULIO IGLESIAS CANTARÁ EN MADRID, EN EL PATIO DEL AYUNTAMIENTO, EN LA GALA BENÉFICA ORGANIZADA POR LA FUNDACIÓN RAFA NADAL.

SERÁ POSTERIOR AL PARTIDO DE TENIS QUE TENDRÁ LUGAR EN LA CAJA MÁGICA DE MADRID ENTRE FEDERER Y RAFA NADAL.



EL ACTO TENDRÁ LUGAR EL 22 DE DICIEMBRE, DE ESTA MANERA DOS ESPAÑOLES EMBLEMÁTICOS Y UNIVERSALES SE UNEN EN MADRID PARA RECAUDAR FONDOS QUE GESTIONARÁ LA FUNDACIÓN DEL TENISTA
 

en Honduras
jifanclubspain el 23-10-2010, 12:20 (UTC)
 Uno de los astros de la música mundial llegará a la ciudad de Tegucigalpa el próximo mes de diciembre, se trata de Julio Iglesias.

El concierto del cantante está programado para las nueve de la noche del miércoles 8 de diciembre en el Coliseum Nacional de Ingenieros.

Su llegada a Honduras forma parte de la gira Starry Night, que, de acuerdo con la página virtual oficial del artista, está centrada en sus canciones emblemáticas, "dedicadas a sus seguidores de todo el mundo en señal de gratitud por su cariño incondicional a lo largo de 42 años de carrera".

También la noticia se difundió por medio de su cuenta Twitter: "Julio vuelve a Honduras el próximo 8 de diciembre con un concierto en la ciudad de Tegucigalpa".

Para noviembre la gira Starry Night contempla conciertos en Tulsa, Oklahoma; Acapulco, México; y San José, Costa Rica; el 4, 6 y 10, respectivamente. Comenzará diciembre con tres presentaciones en Nueva Jersey, Elizabeth y en Atlantic City, EUA. Luego el 5 de noviembre se desplazará a Lynn, Massachusetts. Tres días después cantará a sus fanáticos en Honduras.

Propietario del primer Disco de Diamante otorgado por el Libro Guinness de los Récords por liderar la venta de discos, más de 250 millones en el mayor número de idiomas, ha cantado en todo tipo de estilos en solitario y a dúo con figuras como Frank Sinatra, Stevie Wonder, Diana Ross, Sting y Dolly Parton.

Iglesias es uno de los mayores exponentes de la música ligera de los últimos 40 años y uno de los primeros españoles en conquistar al público latinoamericano y mundial.

 

<- Volver  1  2  3  4  5  6  7  8 ... 11Siguiente -> 





Añadir comentario acerca de esta página:
¿Que entrada desea comentar?
Tu nombre:
Tu mensaje:

¡Bienvenidos a la web de Julio Iglesias FanClub Spain!

Concierto especial en NUEVA YORK, en Abril en honor a Óscar de la Renta
Julio Iglesias repetirá actuación en el prestigioso Royal Albert Hall de Londres tras conseguir SOLD OUT en su primera noche, el 13 de mayo. También le espera Irlanda en "The O2".
Julio Iglesias vuelve por tercera vez consecutiva a Starlite Festival Marbella en Agosto.
Julio Iglesias vuelve a Mónaco este verano
Web de Julio Iglesias Fanclub Spain 55834 visitantes (143358 clics a subpáginas)
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=